¿Qué es un token en criptomonedas?

El mundo de las criptomonedas es realmente complicado donde en ocasiones, se utilizan términos un poco difíciles de comprender para los más novatos como blockchain, hash, UTXO o token, entre otros. Hoy quiero hablarte de éste último, ya que he recibido muchas preguntas al respecto y quiero dejar una referencia en el blog.

Que es un token

Sintetizando mucho, un token es un activo digital que funciona a partir de una cadena de bloques preexistente, en lugar de ser parte integrante de ella. Puede utilizarse para realizar pagos (como una divisa tradicional), pero también puede usarse como una forma de intercambio para comprar y vender cosas en una red de criptomonedas.

Aunque los tokens tienen un sinfín de utilidades muy interesantes, hay que tener en cuenta que, por desgracia, en muchas ocasiones se utilizan para fines poco éticos y que no tienen nada que ver con proyectos firmes y serios como Bitcoin. Así pues, hoy quiero explicarte qué es un token, que tipos existen y cuál es su utilidad real 😉

¿Qué es un token blockchain?


Un token es un archivo criptográfico desarrollado dentro de una cadena de bloques (blockchain) para manifestar de forma digital el valor de un activo, servicio o derecho de una persona, empresa u organización, bien sea con fines comerciales y/o de lucro o no.

Debido a que la creación de un token dentro de una blockchain existente es un proceso relativamente fácil de hacer, la proliferación de este tipo de activo se ha disparado en los últimos años. Además, la rapidez y seguridad de la tecnología empleada para su creación permiten un gran abanico de posibilidades, a saber:

  • Compra-venta de todo tipo de activos financieros, tanto tangibles como intangibles
  • Cuotas de participación en proyectos y empresas
  • Tenencia de valores mobiliarios
  • Vehículo de inversión en activos digitales
  • Recompensas en sistemas de relación con clientes

Teniendo en cuenta las grandes posibilidades que ofrecen todo este tipo de opciones, no es de extrañar que la conocida como  «tokenización de activos»  esté en pleno auge en casi todos los sectores. No obstante, hay que tener cuidado porque muchas de estas tokenizaciones son totalmente absurdas, por lo menos en mi humilde opinión.

Entonces ¿no es lo mismo un token que una criptomoneda?


No, por supuesto que no. Hay muchísima gente que cree que son lo mismo pero nada más lejos de la realidad. La diferencia es abismal. Para empezar, los tokens son creados dentro de blockchains ya existentes, mientras que las criptomonedas tienen sus propias cadenas de bloques.

Así pues, mientras una criptomoneda (como Ethereum, por ejemplo), opera de forma independiente y utiliza para ello su propia blockchain, un token (como Shiba, por ejemplo) es un archivo criptográfico que ha sido construido dentro de la blockchain de una criptomoneda, en este caso la de Ethereum.

Por lo tanto, llamar criptomonedas a tokens tan populares como BAT, Uniswap o el propio Shiba es un error de concepto, aunque en la mayoría de ocasiones, se hace con el fin de no crear más confusión en un mundillo que, ya de por sí, es bastante complicado de entender 😛

¿Cómo funciona un token de criptomonedas?


Como he comentado al principio, un token funciona como la expresión del valor de un activo, servicio o derecho al que está vinculado, como por ejemplo:

  • Un token inmobiliario asociado a una vivienda
  • Un token enlazado a los derechos de imagen de un deportista
  • Un token conectado a una obra de arte física

Para que todo el sistema de los tokens pueda existir y funcionar correctamente, hay dos tipos de vías:

1.- Contratos inteligentes


El contrato inteligente es la referencia digital de las condiciones, deberes, derechos y sanciones acordadas para ofrecer un activo (físico o digital) vinculado a un token determinado.

Explicado de forma sencilla, un smart contract es el contrato que vincula a todas las partes implicadas para que todos cumplan con lo acordado, pero con la particularidad de que todo es ejecutado de forma electrónica y autónoma, sin ningún tipo de interferencia por parte de una persona o empresa.

De este modo, se genera la máxima confianza entre los inversores y/o compradores, ya que todos saben a ciencia cierta que se cumplirá con lo pactado en tiempo y forma, ya que nadie puede «meter mano» o cambiar de opinión a posteriori. Los contratos inteligentes no tienen sentimientos 😉

2.- Cadenas de bloques


La blockchain es el mecanismo detrás de los tokens que garantiza su seguridad y proporciona la transparencia necesaria para que los usuarios confíen en ellos.

Esta tecnología garantiza que cada token esté respaldado por una cadena de bloques segura, donde está contenida toda la información necesaria para verificar la legitimidad del token en cuestión y que todas las transacciones que se realizan con él son seguras.

La blockchain también facilita el seguimiento y el monitoreo de los tokens. Esto permite a cualquier persona  verificar el historial de transacciones  de cada token, lo que da la facultad de comprobar su legitimidad y garantizar que no estén siendo manipulados.

Además, la cadena de bloques de cualquier criptomoneda competente también ofrece una capa adicional de seguridad, al permitir que los usuarios verifiquen la información sobre los tokens antes de realizar una transacción.

En resumen, la blockchain es una tecnología esencial para la implementación de cualquier token, ofreciendo seguridad, transparencia y posibilidad de seguimiento a cualquier usuario.

¿Qué tipos de tokens existen?


Existen varios tipos de tokens según el propósito específico para el que se crearon o según la clase de activos que representan. Vamos a repasar cada uno ellos 😎

1.- Tokens de pago


Los tokens de pago son los más populares y utilizados, ya que ayudan enormemente al intercambio de valor entre los usuarios de la red. Este tipo de tokens son una forma de moneda digital que puede utilizarse para realizar transacciones en cualquier lugar del mundo sin la necesidad de realizar cambios de divisas.

Además, la tecnología blockchain también permite que los usuarios realicen transacciones de forma anónima, lo que significa que no hay necesidad de revelar tu identidad para poder hacer una transacción, algo especialmente útil para todos aquellos que ponen su privacidad como auténtica prioridad.

Por otra parte, los tokens de pago también ofrecen una mayor liquidez para los usuarios, ya que muchos de ellos funcionan sobre la cadena de bloques de Ethereum, la segunda criptomoneda más importante y cuyo volumen de operaciones diario es enorme.

En la práctica, esto significa que una persona puede cambiar sus tokens por dinero en efectivo si es necesario. Sólo habría que venderlos en un exchange seguro y fiable (como Bit2Me, por ejemplo) y retirar el dinero a tu cuenta bancaria.

2.- Tokens de utilidad


Los tokens de utilidad son una forma de criptomoneda que se usa específicamente para representar una participación en una cadena de bloques determinada. Estos tokens sirven como una forma de intercambio para acceder a los servicios de la empresa y/o persona que los ha creado.

Por ejemplo, los tokens de utilidad pueden usarse para pagar por transacciones, participar en programas de fidelización, colaborar en la minería y fortalecimiento de la red y otros muchos servicios en línea. Como norma general, suelen ser entregados a cambio de cumplir ciertas acciones y objetivos.

Los tokens de utilidad también sirven como una forma de incentivar el desarrollo de la plataforma. Por ejemplo, los desarrolladores suelen recibir este tipo de tokens como recompensa por su trabajo, lo que les permite obtener una cierta cantidad de beneficios financieros.

Como es obvio, esto ayuda en gran manera a la motivación por seguir mejorando la plataforma, permitiendo que dicha blockchain evolucione con el tiempo. También, como no, sirven como herramienta especulativa, ya que el movimiento de su precio en el mercado puede aportar buenos beneficios (y también  pérdidas , por supuesto).

3.- Tokens de seguridad


Los tokens de seguridad están vinculados directamente con los security tradicionales (acciones bursátiles, bonos, futuros, swaps, etc), por lo que al final se convierten en un tipo de valor financiero que puede intercambiarse en los mercados regulados de forma legal y segura.

Por ejemplo, si adquieres un security token vinculado a la acción bursátil de una empresa, tendrás todos los derechos y obligaciones ligados a la misma, como pueden ser la obtención de dividendos o las ganancias (en el caso de su venta) derivadas de su revalorización.

Además, los tokens de seguridad suelen llevar aparejados una mayor velocidad en las transacciones y un menor coste de las mismas, aspectos muy valorados por cualquier inversor.

Como norma general, este tipo de tokens suelen salir al mercado a través de una ICO, lo que permite a las empresas recaudar fondos y financiar nuevos proyectos, ofreciendo a cambio una rentabilidad a los inversores.

4.- Tokens de participación


Aunque comparten algunas de las características de los tokens de seguridad, como el derecho de propiedad y la obtención de ganancias, éstos además dan derecho al voto en las decisiones estratégicas de las empresas y, como ocurre con las acciones en el mercado tradicional, se dividen por clases.

Estas clases se definen por el porcentaje de beneficios y el número de votos en las decisiones de la empresa.

5.- Tokens de aficionado


Los tokens de aficionado son un derivado de los tokens de utilidad, pero con la particularidad de que son creados como un activo específico para equipos de baloncesto, rugby, fútbol y todo tipo de deportes, además de cantantes, artistas, influencers, marcas, etc.

Por ejemplo, un club de fútbol puede tokenizar un programa de fans y promover encuentros con jugadores, participar en eventos exclusivos, dar derecho a voto en la elección del material deportivo de cada temporada o el cambio de logo del equipo, descuentos en partidos, entre otras opciones.

Como resultado de todo esto, los fans pueden sentirse más involucrados con sus equipos o artistas preferidos debido a las ventajas que conlleva adquirir su propio token. Eso por no hablar, claro está, de los beneficios económicos que pueden obtenerse si la demanda supera a la oferta y el valor del token aumenta 😉

6.- Tokens no fungibles (NFT)


Un token no fungible (comúnmente conocido como NFT) es un tipo de activo criptográfico único que se utiliza para crear y autenticar la propiedad de activos digitales, como pueden ser postales, cromos deportivos, archivos de imagen, vídeos, cortos de películas, archivos de audio, etc.

A diferencia de las acciones, los bonos y otras inversiones tradicionales, los NFT se consideran una inversión alternativa que no es fungible, es decir, que no es sustituible por un artículo de similares características. Asimismo, los NFT proporcionan un registro seguro que está sellado con un código de identificación único almacenado en la blockchain.

Debido a sus cualidades intrínsecas, donde destaca ante todo la escasez y la exclusividad, este tipo de tokens se han convertido en un auténtico fenómeno de masas que mueve cientos de millones de dólares al año.

Por todo ello, miles de influencers y celebridades de todo el mundo se han subido al carro de los NFT, creando los suyos propios con el fin de obtener pingües beneficios de una manera extremadamente sencilla. Sin embargo, de todos los tokens que hemos visto ahora, éstos son los más «peligrosos» con mucha diferencia.

El motivo es que su precio suele ser extremadamente volátil. Tanto es así, que la mayoría de tokens no fungibles lanzados al mercado (muchos de ellos por millones de dólares), ya  no valen nada en la actualidad   😮

Deja un comentario

 

Información básica sobre protección de datos

 

•   Responsable: Constantino Tellado Fernandez

•   Finalidad: Moderación de comentarios.

•   Legitimación: Gracias a tu consentimiento.

•   Datos alojados en Webempresa Europa S.L. Política de privacidad Webempresa.

•   Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación o eliminación de tus datos.

 

Acepto la política de privacidad *